martes, 14 de noviembre de 2017

CAP. "PROVINCIA DE ANTONIO RAIMONDI"

Introducción*


        

Nélida Silva V.
Walter A. Vidal.

La plaza de la ciudad de Llamellín  (N) vista desde el atrio de la Iglesia Matriz

Partes E. y S.  de la plaza  en la que distingue la iglesia.


El escenario mundial, actualmente de enormes transformaciones que se globalizan al instante, aparece turbulento. La economía internacional de los países principalmente del tercer mundo se desenvuelve presionada por alcanzar una competitividad que cada vez más dista del mundo desarrollado.
El Perú se esfuerza en ello a costa de dejar de construir una sociedad más justa, más equitativa y más democrática; para la cual, -pese  a que el mundo está viviendo la denominada sociedad del conocimiento- nuestro país no está aprovechando los conocimientos de la ciencia y la tecnología para innovar y orientar su desarrollo, en particular su desarrollo regional, en provecho de los más necesitados y así construir una sociedad más justa. Su política general debiera estar orientada a la educación, como motor propulsor de un desarrollo integral, y no solo al crecimiento económico.
Son las provincias del Perú profundo, especialmente las andinas, las que sufren -y seguirán sufriendo más- las consecuencias de estas erradas políticas. Nuestra provincia de Antonio Raimondi, como muchas otras del país, carga un atraso estructural, a consecuencia de aquellas políticas que favorecen a las zonas urbanas y grandes ciudades en desmedro de las áreas rurales. Cuando el sabio Antonio Raimondi pasó por estas tierras,  los años 60 del siglo XIX, dejó en sus habitantes invalorables enseñanzas, principalmente en el aspecto productivo de la agro-industria y quedó muy maravillado del paisaje físico del lugar y la fertilidad de su tierra de cultivo. No supimos aprovechar sus enseñanzas, pero al menos supimos propiciar la creación de una provincia para el sabio Antonio Raimondi, en base al antiguo territorio del distrito de Llamellín.
"[…Esta] decisión de otorgar el nombre del naturalista italiano a esta provincia ancashina no es un hecho aislado, sino que está avalado por el poder de la historia […pues] En esta emblemática región nacional, Antonio Raimondi descubrió la estela y la puya que hoy llevan su nombre y que se han constituido con el tiempo, en símbolo patrio no oficial del Perú [… Entonces, pues] no pudo haber mejor elección de esta región de Ancash para perpetuar el nombre del sabio italiano.” (Luis F. Villacorta, Libro de Oro de la Provincia de Antonio Raimondi: 2014, pp5-6).
Valgan las palabras precedentes para expresar nuestro saludo al departamento de Ancash y su provincia de Antonio Raimondi. Y con el mismo agrado con que le ofrecimos el Libro de Oro por sus 50 años de vida de provincia, con el presente trabajo, referido esta vez a un capítulo de la ENCICLOPEDIA ANCASHINA, testimoniamos nuestro amor por esa tierra colorada.
En esta parte de la Enciclopedia Ancashina, abordaremos aspectos geográficos y económicos de nuestra provincia, con la finalidad de describir sus recursos naturales y su actividad productiva; aspectos de su población y educativos, con la intensión de señalar su calidad de vida, su patrimonio cultural, histórico, costumbrista y artístico; señalaremos su potencial turístico y, finalmente, describiremos aspectos de su administración política y sus proyecciones.
Queremos expresar con bastante énfasis que nuestra provincia, que ocupa parte del extenso territorio comprendido entre la margen occidental del río Marañón y el flanco oriental de la Cordillera Blanca, denominada Conchucos, es tierra de agricultores por herencia y tradición. Ya durante el primer horizonte cultural –predominio de la Cultura Chavín- el maíz era el componente principal de la dieta de sus habitantes y en la época colonial, acogió generosamente en sus surcos al trigo, ocupando después un lugar preponderante como productor del preciado grano conquistador, a nivel del Departamento.
_____________________

*  A modo de adelanto, la parte de la Enciclopedia Ancashina referida al  Capítulo de la provincia de Antonio Raimondi.


Nélida  en su casa con David, Walter y Daniel. Llamellín 2016.





Raspapanpa. Foto W. Mendoza.

Llamellín y su ttrigo dorado en Pahuacoto.

viernes, 25 de agosto de 2017

PICHUICHANKA, ¿DE DESPEDIDA?


walter a. vidal

      Hasta hace unos cuantos años, cada mañana, frente a mi ventana,  escuchaba  el canto largo y tendido de un pichuichanka, agazapado en una de las ramas del árbol que orilla el parque Mochica en Surco. El pajarito venía cruzando el cielo grisáceo siempre a las cinco y media de la mañana. Jamás sospeché que estaba de despedida: jamás regresó con su melodioso canto que antecedía el coro de otros pajaritos posicionados del eucalipto del parque. Para nuestro bastante  estimado y caro amigo Carlitos Garay (2010) el gorrión, "dulcemente martirizador" está siempre de despedida con su "emotiva congoja", con su "esmerado dolor de Vallejo trístido"...

        Al hacer el preámbulo de nuestro "Cantos para el gorrión" (Lima, 2011) decíamos que en poesía la verdad no discurría con la razón ni con la lógica, sino  con la palabra bella y artística del espíritu y para el espíritu. No es tu alma ni tu cuerpo que escuchan el canto del gorrión; es tu espíritu que se comunica con el pichuichanka. José María Arguedas decía -por boca de uno de sus personajes de su emblemática novela- :" El pichisanka canta para el vivo que oye".

        En dicho preámbulo les contaba a mis lectores que cuando abandoné mi tierra a lomo de caballo, y al siguiente día trepé al lomo de otra bestia de fierro, madera y caucho, que se alimentaba de gasolina y subía resoplando el polvo de la carretera hasta el túnel de Cahuish, recordé a la pichuichanka que aterrizó al amplio empedrado patio de mi casa, y dando diminutos saltos alegremente, nos trasmitió, con su chac, chac, chac sonoro, un mensaje. "Alguien va a llegar", dijo mi madre. "O alguien se va a ir", le contesté yo. Y así sucedió.

      Faltando algunos metros para que el camión que nos conducía entre  al túnel, distinguí, en la empinada carretera que habíamos recorrido, una pequeña y erguida pichuichanka que cantaba con voz potente: "Píiiii -chiuuuu- chiiilllll..." . La escuché con el alma y, con ojos llorosos, seguí mirándola, hasta que, raudo y silenciosa, arrancó un largo vuelo por la bajada hacia el milenario Chavín, quizás hasta mi tierra colorada.

        Desde entonces considero que el pichuichanca es el hermano (S. Fco de Asís) más amoroso que tenemos. Hay que saber escucharlo. Hugo Ramírez Gamarra (2006) nos revela que, en el frondoso ciprés de su casa, "paraje de los gorriones", Recuay: "Nunca había escuchado, tan agudo, solitario y dulce  el canto del gorrión"... En "Todas las sangres" (Arguedas, 1964), cuando Antón estaba conduciendo a su patrón al dormitorio, "se escuchó con gran claridad el canto de un gorrión", "el hálito feliz del campo, la imagen de las pequeñas casas del pueblo y de los bosques [...] Me está despidiendo del mundo ese pajarito, le dice a su criado Antón", antes de entrar a su cuarto y tomar veneno. Mas tarde nuevamente se escuchó "el canto tierno y potente de un gorrión."  Antón le dice a Rendón Willka: "ese canto dice que el alma del gran señor ya está caminando bien. Le ha consolado [el pajarito]." Rendón Willka responde: "El pichitanka canta para el vivo que oye. Tú oyes, mas don Fermín [hijo del patrón difunto] no oye".

         Alegres y tristes cosas se dice del pequeño e insondable gorrión. Contraje una deuda con esta melancólica avecilla  cuando, como ya les dije, en Cahuish me despidió. Aun mi espíritu presiente que me ha seguido a Lima; pues cada mañana una pichuichanca filtra su silbido cadencioso por la ventana de mi dormitorio que da al parque. Por eso mismo, al final del ya aludido preámbulo de "Cantos para el gorrión" afirmamos: Con este poemario he querido rendir un merecido homenaje a ese siempre erguido pajarito canoro, que aún nos acompaña en la vida (Lima, agosto de 2011).

         Desde aquella fecha hasta hoy,  lo tenía por extinguido a mi hermano pichuichanca, como lo he dicho al inicio. Pero, ¡oh esperanzadora vida!, esta mañana, me ha despertado un largo y límpido silbido de un gorrión trujillano. Lo busqué con mis ojos a través de la ventana, y al no encontrarlo fui corriendo al largo y concurrido parque del "El Bosque"donde logré ver unos cuantos pichuichancas más.  Entonces, junté mis manos, las entrelace con los dedos y caí de rodillas a darle gracias a Dios por este feliz reencuentro con mi chichuichankita en Trujillo. Empecé a amarlo a esta ciudad primaveral por cuidar a la pichuichanca. Como Hugo Ramírez diré: jamás escuché la variedad del canto del gorrión peruano. Lo he escuchado en Chacas, San Luis, en Chiquián, en todo el Callejón de Huaylas, en mi tierra colorada donde el trino de la bendita avecilla es más largo y tendido hasta con tres golpes de voz: Piiii-   chiiiuuu-   chiiiillll,
hasta la última  canción del trujillanito:
pi- chuchuishuii /  Piichiuuun l / piiiiichiiii ...

      Ojalá el señor Presidente desde Lima y los señores alcaldes de nuestros pueblos tengan oídos para escucharlo al gorrión y que, por sus respectivas instancias, empiecen a educar a las gentes para que cuiden esta y otras especies en extinción. Me han contado que en algunas chacras de maíz cerca a Huaraz y otros lugares, incluyendo mi tierra colorada, sus dueños ponen veneno para el lorito y otras aves que "roban" el choclo; como resultado de esa operación se ha observado un cuadro desolador: pichuichancas muertos regados en el maizal. Por eso se dice, con bastante razón, que el animal más feroz es el hombre (Thomas Hobbes, si viviera hoy, diría "el hombre es también el lobo entre los animales")

      Quise servirme de este breve relato para desempolvar aquel libro mencionado (In supra), llevarlo al aludido y concurrido parque de El Bosque- Trujillo para releer algunos pasajes del poemario "Cantos para el gorrión". Hay en su contenido un breve cuento nuestro titulado "El gorrión y los niños" (p10); el Introito finaliza con estos versos: "[...] es preciso ¡Es hora del agua!/ ¡Y del gorrión¡. (La hora del gorrión, p17) ... luego viene el primer capítulo (Pucca Allpa) que empieza cantando a la weqlla: "[...]intrépida y silvestre/ con cuya hoja en mis labios/ musicalizaba los huaynos más dulces/ de mi tierra colorada."(p19); también en este capítulo se dice, y siempre sobre el gorrión: "No te veo agitar el aire/ ribeteando con hilachas de cristal/los serpenteantes caminos en el ichu/ cashpi chaki pichuichanca// ¿No estarás distinguiéndote/ mi preciosa pajarita?" (Regresando, p21).

              El segundo capítulo del libro, denominado Gorrión huaracino, al empezar con el poema En la Lluvia, el ayer y el hoy  decimos: "[...] El cielo retuerce sus entrañas// Despiadada la lluvia taladra/ las heridas del cemento intruso.// En guerra no declarada/ siglo tras siglo, la naturaleza / se defiende del hombre [...]"(p31); y a continuación un melancólico recuerdo del Huaraz de antaño, el de mi niñez: "[...] Qué lejos aquel Huaraz/ con su capulí azul en el huerto/ [...] ¡Qué distante, / en el patio empedrado,/ el perfume de la lluvia /  amanecida sin parar! (pp.32-33). "Oh cómo esperan / tu garbada  presencia en abril,/ flores, ramas, hierbas sedientas,/ hermano pichuichanca." (Gorrioncillo surcano, p45). En el último capítulo, titulado Gorrión Andino en Lima, decimos, en un extenso poema:  Hay varias ideas que se cruzan en el trama del conjunto de poemas al gorrión en nuestro libro. Una constante está referida a la compañía del gorrión al hombre, infundiéndole felicidad y dicha, pero que aveces nos hace decir cosas como: "Tu chiuu - chill solitario/ en las burbujas de mi tristeza/ ponzoñosa es, gorrioncillo,/ para mi alma. (Navidad en Huaraz, p.39), o esta otra: "No sé. ¡No sé si estarás allá/ a donde partiré sin retorno" (Gorrioncillo surcano, p46) ... la idea de una separación en un probable viaje a la eternidad. Pero hay otra idea que, contrariamente, sostiene la verdad casi comprobada de la extinción del pajarito gris. Al respecto, mi también entrañable amigo, Néstor Espinoza relata: "[...] bajo las ennegrecidas ramas de un árbol, sobre el frío cemento de la vereda, formando parte de un montón de basura, el pequeño y cenizo cuerpecillo de un gorrión muerto [...] un gorrión caído, que ya no pudo más contra la urbe [...] vencido de ciudad por dejar el campo" (Cartas a la Mamacha- p45). Ciertamente, también en sus últimas páginas, nuestro libro hace referencia a la muerte del pichuichanca: "No es piedra disparada a su pecho/ para cuyo dolor, agua cristalina/ del puquial o del riachuelo,/ Él está herido de cuerpo y alma...// Es la ciudad, su cemento, petróleo, / aceite, encharcados en su vientre [...] que lo va matando poquito a poco [...]" (Lacerante despedida, p. 50).

            Sin embargo, la fe no nos ha abandonado y nos infunde optimismo, cuando decimos en unos de los últimos versos dedicados a Francisco de Asís:  "[...] Parará la lluvia de avecillas/ muertas en Arkansas. // Dejará de teñirse el mar / de sangre de ballenas // [...] Tus hermanos sol, tierra, agua/ todavía alimentan, amorosos,/ a nuestro hermano gorrión (p47)."

El autor en su casa en compañía de Néstor Espinoza.

Túnel de Cahuish




Bajada  después del túnel- a  Cátac- Huaraz o a Lima directamente.




       El chivillo, en Surco, uno de los que desalojan al gorrión

miércoles, 14 de junio de 2017

Jorge Vicente, recordado amigo



Jorge Vicente Alan, vive en Cañete. A ninguna de nuestras reuniones de la promoción "Doctor Walter Peñaloza Ramella" - 1961-62, llevadas a cabo en Lima, se hizo presente. 
Al no poder soportar el vacío que sentíamos sus caros amigos de la Cantuta, un sábado nos fuimos a buscarlo.  Lo encontramos en su soledad de su amplia casa ubicada en una esquina de un hermoso parque, más verde que ese color del cemento con verdusco moho.  Fue para él un día de sorpresa, lleno de recuerdos y cariño de amigos sinceros. 
Antes de tocar el timbre de su casa, posamos para la cámara en una de las bancas del parque, como dando tregua a nuestro cansancio. 


Ángel Ayala, su señora esposa, Alcibiades Velásquez y Walter Vidal.

Cruzamos la calle y tocamos el timbre de la casa. Lo llenamos de abrazos. Rápido notamos el cambio físico pero no en espíritu y alma.  Pasamos a la sala. Nos propuso pasearnos por Lunahuaná y nos llevó a esta ciudad. y posamos en la pileta del parque ...




y también en la puerta de la iglesia. 

En la puerta de la iglesia de Lunahuaná. Ángel,  Alcibiades, Jorge y  Walter.


Un sábado brillante por el sol  sofocante lunahuanense y también por el cariño que se desbordó en los cuatro amigos.

Pletóricos de felicidad calurosa regresamos a su casa de Jorge en Cañete invitados por él a saborear un apetitoso almuerzo.  La sopa seca preparada por manos de dioses,  estaba para chuparse los dedos y no perder una sola gota... 
antes nuestro amigo Jorge, con sentimiento profundo y palabras regadas de emoción calurosa, nos agradeció por la visita



Una mesa de deliciosa con comida del lugar. Jorge con palabras emotivas agradece la visita. 

En este mundo, no hay cosa que no se acaba. El almuerzo llegó a su fin, ya entrada la hora cerca de las cuatro de la tarde.  Nuestra estadía en la casa de nuestro querido Jorge Vicente, ese sábado para el recuerdo, también llegó a su fin.  Nos recordó que se hallaba lejos de sus seres queridos, pues los suyos estaban por Estados Unidos. Nos pidió, con acento rogatorio,  que regresemos a verlo... que él siempre nos tiene en su recuerdo.


A los últimos rayos del quemante sol, nos llevó al paradero de las lineas a Lima.  Y paciente esperó hasta que el ómnibus  se mueva. 

Al fin, al partir el ómnibus, no sé si mi máquina fotográfica no quiso dibujar los ojos de Jorge, queriendo bañarse con un rosario de lágrimas o simplemente mi dedo tembloroso no llegó a golpear decididamente... 


... hasta nueva oportunidad, querido e inseparable amigo chaymanta Prof. Jorge Vicente Alan. Regresaremos si Dios quiere.


martes, 9 de mayo de 2017

. MADRE


Por Walter  A. Vidal Tarazona


Lo que más quiero en lo que me queda aquí
es ir a ti,  tender en tus manos mi soledad, madre;
exprimir mi silencio y mis cuitas al borde de tu regazo,
recorrer los recodos de tu amoroso sacrificio desvivido por mí.

Regar con lágrimas tu silencio, disolver tu tristeza de nieve a besos.

Era yo quien se despedía en el patio empedrado en nuestra soledad,
era yo quien regresaba a hundirme en tus brazos que me esperaban.
Pero tú te fuiste, para siempre, sin retorno, yo aun no comprendo…

Por qué no estás aquí donde  mi vida se niega a seguir viviendo.

Donde los hombres su humanidad de a pocas van perdiendo,
 donde más haces falta, donde más te necesito conmigo,
acá en el lugar donde se mira al más allá, sin retornar,
madre.




martes, 21 de marzo de 2017

Vivió la muerte para vivir

.          .     .      .        .       Walter A. Vidal




Con sus heridas perladas en el Gólgota,
a Jesús le dolía las celdas de miseria
.  .   .    moral
.   .    .      .       espiritual.
de sus verdugos.

Por desterrar el mal
enseñando con solo amor
.   .     .la verdad
.  .    .            .    el bien.
los hombres lo crucifican.

Los hombres con poder, 
enfangados en sus cavernas
.    .    .de  miseria
 .    .      .         corrupción.

Jesús, debió dolerte mucho el mundo, 
porque fue preciso que vivieras la muerte
para enseñar.
Pero no te mató la lanza,  
aunque fue preciso que vivieras la muerte
para vivir.

Y a nosotros, hermano en Cristo,
es hora que nos duela el mal
a todos,
o le seguiremos crucificando
una y otra vez...


miércoles, 25 de enero de 2017

APUNTES SOBRE ÉTICA, MORAL Y POLÍTICA. (Continuación).


Walter A. Vidal Tarazona.

La cosa deseable en el hombre  terrestre 
es su bondad amorosa”Proverbios, 19:11,12.


        En la introducción al tema, que escribimos hace exactamente un año, hacíamos referencia principalmente al problema de la pobreza, como "una expresión cruda de la injusticia en el mundo (Israel Singer, Director del Congreso Judío Mundial). Pero el  mundo se globaliza, irreversible mente, haciendo vulnerables a los pobres; pues ellos están bloqueados por la desigualdad a la salud, la educación, y otras oportunidades que tienen los ricos. Por eso es que el premio nobel de economía J. Stiglitz, afirma que el problema económico del planeta no es ya un problema de producción sino un problema de ética
Y ¿qué es Ética? También decíamos que Ética es la parte de la filosofía que se ocupa de las obligaciones morales del hombre. Analiza, reflexiona y estudia el problema del bien y el mal, en el campo axiológico de la filosofía; pero cuando hablamos de ética no sólo hacemos referencia a los valores (axiología), sino también nos involucramos con aspectos teleológicos (fines, principios)
Unas veces se ha identificado la ética con la moral y otras veces se ha supeditado la ética a la moral, o a la inversa, la moral a la ética. La ética tiene que ver con el problema del bien y del mal en la conducta humana, independientemente del conjunto de normas que rigen esa conducta en un momento dado, la moral (del latín moralis-mos, moris: costumbre, conducta) estudia esas normas y las distintas formas que rigen la sociedad. La moral como que es de la apreciación del entendimiento o de la conciencia /no de los sentidos/ pertenece también como la ética al fuero interno/ no al jurídico/. Un diccionario dice: " [moral es] ciencia que trata del bien en general y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia" (el resaltado nos corresponde). Podríamos concluir tal vez, diciendo, que la ética pertenece al hombre como ser individual, la moral pertenece al individuo social o sociedad (a una determinada sociedad).

ANTECEDENTES

La ética surge como disciplina filosófica con la escuela socrática. Antes estuvo ligada a la religión, por ejemplo en China la estuvo, a los principios de Confucio. Sócrates, en oposición a muchos sofistas escépticos con las cosas de la moral, sostenía que la virtud es conocimiento, y el mal (vicio) es fruto de la ignorancia. Ser virtuoso implicaba ser educado. La escuela socrática daba importancia a la sabiduría, la que se entendía como conducta con relación al mundo y no como saber acerca del mundo.
Platón funda su concepción ética en el amor  purificante de las pasiones, que hace que el espíritu ascienda a la contemplación del bienque es nada menos que la verdad y la belleza. Platón encuentra en el alma tres elementos: el intelecto (conduce a la sabiduría), la voluntad (conduce al valor) y la emoción (a la templanza), que en armonía encuentran  la justicia.
Aristóteles funda su investigación a una "ética intelectualista", la que se basa en las virtudes éticas, como aplicación de la inteligencia a la conducta.  Vincula la moral a la felicidad. La ética es el conocimiento (aplicado al individuo), la economía (aplicada a la familia) y la política (aplicada a la ciudad o polis), los tres van en busca del logro de la felicidad como bien supremo: como fin último. Este pensamiento teleológico es lo que marca la diferencia del pensamiento platónico, quien (Platón) liga la felicidad a lo axiológico. El teleologismo aristotélico, como realización de la esencia y potencialidades humanas, implica el desarrollo armónico y racional de sus facultades, siendo la más elevada la facultad del pensamiento. Las pasiones son inclinaciones que hay que disciplinarlas u ordenarlas: la virtud (conjunto de hábitos) consiste en situarse en el justo medio (la moderación: entre el exceso y la insuficiencia).
En la Edad Media, San Agustín recoge las ideas de Platón y Santo Tomás de Aristóteles. El pensamiento moral cristiano fue aplicado a todos los hombres, inclusive servía para los esclavos (lo que no ocurrió así en la época clásica). Afirmaciones como “Amarás al Señor tu  Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza, con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo” (Lucas, 10:21), vuelve a conceder primacía a los problemas éticos, ligándolos (como antes) a la religión (Dios como amor y bondad); pensamientos que están en sus  mandatos, como el siguiente: “lo que quieras que los hombres te hagan a ti, hazlo a ellos” (Mt, 7:12). San Agustín, inspirado en las ideas platónicas, enfatiza el aspecto axiológico de las virtudes,  y  Santo Tomás de Aquino incorpora el intelectualismo aristotélico a la ética (Summa Theologiae), conciliando este pensamiento con el dogma católico. Este modelo ético decayó con el renacimiento y la reforma protestante (Lutero, Calvino asocian la riqueza a la bondad y la pobreza al mal).
En la Edad Moderna, nace una concepción utilitarista (fundada en la praxis). Rousseau propugna la vuelta al estado natural (a la naturaleza), eticidad pura, denunciando a la sociedad y la civilización como corruptoras de las virtudes naturales. Thomas Hobbes responde que “ese estado de naturaleza” es una “guerra de todos contra todos”, porque –dice Hobbes-  el hombre es un animal egoísta que obedece a sus naturales apetitos y aversiones, por eso la gente busca seguridad participando en un contrato social (con poder soberano). Rosseau (Contrato social, 1762) va a aceptar la idea  de una sociedad regida por un contrato social.
Para los pensadores racionalista existe un sentido moral que hace que el hombre actúe siempre de acuerdo con lo que su razón considera bueno o malo, para otros (David Hume, Adam Smith) el elemento discernible en los sentimientos éticos es la simpatía.

POLÍTICA



       Postulamos que el concepto de Política ya no existe, por lo menos no existe como conocimiento sistematizado [1]. Qué raro se dirá. Pero como toda cosa: nace, crece y desaparece. Ahora lo que existe es "políticas". Vamos despacio.
En principio la clasificación de Aristóteles del conocimiento  humano sigue vigente: conocimiento "empírico" (vulgar), "filosófico" y "científico". Sólo que hoy el conocimiento filosófico también se ha sistematizado, como el científico o tal vez más que este conocimiento que ha evolucionado de manera increíble, con su hija la tecnología. La filosofía, por encima de las ciencias, ocupa el tercer nivel del conocimiento humano, y su desarrollo al parecer se ha debilitado.
El conocimiento que se está ocupando del tema de la política es la Filosofía Política, rama de la filosofía, que estudia los fundamentos de la política como el poder, la libertad, la justicia. Aquí la política se definiría como una manera de ejercer el poder con una intención de resolver un problema que se produce dentro de una sociedad. Un principio del Derecho [2] decía: “Son nulos los actos jurídicos cuyo objeto sea contrario a la moral y a las buenas costumbres”. Aquí, el acto jurídico tiene que ver con la política, pero con esa política referida a la justicia como valor, y asegurar  la libertad humana por encima de cualquiera otra situación.
El término fue introducido con cierto éxito en el Siglo V (a.C)  para la toma de decisiones -actividad ideológica- de un grupo humano para lograr determinados objetivos. Aristóteles precisamente usó este término para su obra de filosofía política: En La Política (en griego Πολιτικα, en latín Politica), escrita después de su obra Ética nicomáquea señala Aristóteles que la investigación sobre la ética se deduce en la política, y por ello las dos obras con frecuencia son consideradas como partes de un tratado más amplio, que trata sobre la «filosofía de los asuntos humanos». El título significa literalmente «las cosas referentes a la polis (ciudad)».
Lo que se puede hablar hoy es de una política económica, política educativa, fiscal, agraria, etc, etc. como aplicaciones de los conocimientos de esas ciencias, básicamente positivas, a la realidad con el fin de darles solución a los problemas implicados en ellas.
Con tales afirmaciones como premisas, y regresando al pensamiento del economista Joseph Stiglitz, estamos plenamente de acuerdo que hoy, el principal problema en el campo económico del planeta no es un problema de producción sino un problema de ética. Entonces, también hoy, como nunca antes, la educación, en todos sus niveles, tiene por misión formar personas con ética para que pueda enfrentar un futuro jamás imaginado. Ella, básicamente en su nivel superior, tiene que requerir de cambios para mejorar la calidad académica, y la calidad académica está en manos principalmente de sus profesores: tienen ellos que dejar de ser meros intermediarios de sabidurías producidas en otras universidades de mejor nivel que el nuestro.
Es la universidad, por otro lado, donde deben recibir la última formación aquellos profesionales que han de gobernar el país. Y debe/tiene que hacerla en valores, con ética, para que los funcionarios pongan, antes que conocimientos recibidos,  honestidad en su quehacer político. El triste espectáculo por el caso Odebrecht nos conduce a reflexionar en esos términos. No hay otra salida ni otro instrumento: educación.



[1] Como tampoco existe la CIENCIA SOCIAL. Lo que hay ahora son las CIENCIAS SOCIALES. Un principio del derecho es: “Son nulos los actos jurídicos cuyo objeto sea contrario a la moral y a las buenas costumbres”. Aquí, el acto jurídico tiene que ver con la política, pero con las políticas de hacer justicia (ya no como valor, sino como una actitud de  equidad) y con la política educativa.

.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

NALO ALVARADO BALAREZO. LOS PREMIOS OCULTOS



Por Luis Albitres Mendo

“En esta vida…el único premio merecido es aquel que nunca llegará”
Gaetano Longo

Lamentable, y por qué no decirlo, extraño, que un literato, un escritor como Nalo Alvarado Balarezo, con tantos lauros y méritos, impulsor de prestigiosos medios impresos y digitales, para mencionar solo algunos: SENTIMIENTOS (poesía), DEL BUEN TRIGO (cuentos) y los Blogs “CHIQUIÁN QUERIDO” y “CHIQUIÁN Y SUS AMIGOS”, autor prolífico de otros poemarios, narraciones y semblanzas varias, no haya sido reconocido en forma relevante y premiado por sus paisanos. Atentos AEPA y Municipio Provincial de Chiquián, Bolognesi, Ancash.

Desde su tierna edad se nutrió del apego al terruño. Desde entonces el amor y la belleza rigieron su vida. Narrador innato, Nalo es un fabulador compulsivo, así como lo leen pues en todo momento está fabulando y su oralidad es tan encantadora como su escritura. Sus oyentes, sean niños o adultos, no se cansan nunca de escucharlo, pendientes de las historias, anécdotas o chascarros que cuenta.

Estas cualidades le vienen de ancestro. Al igual que le sucedió a García Márquez, a Nalo en su familia, su abuelita, padre y madre, hechizaron sus días y noches infantiles con cuentos, mitos y leyendas. En su hogar, y tal parece que en toda Chiquián, la fantasía y los prodigios orales eran pan del día. Sus relatos poseen el olor de la tierruca, ese maravilloso aroma de la tierra amada. Nos transportan a disfrutar de nuevo las primaveras en el campo, mañanas a pleno sol o recibir la lluvia con brazos y labios abiertos y saborear lentamente recuerdos gratos de celebraciones, ferias y festejos, contrastar remembranzas guardadas en lo recóndito del alma, recuerdos que se paladean.

Fue a causa de una coordinación que tenía que realizar, debido a una convocatoria del Ministerio de Educación y la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos), sita en Miraflores, que recibí una gratísima sorpresa. Cuál no sería mi alegría, al recibir de manos de Amelia Castelli, alta funcionaria de la OEI, un valioso ejemplar, en una publicación de lujo, el Catálogo de Artistas Iberoamericanos Migrantes (ARTISTAS EN MOVIMIENTO), donde entre miles de aspirantes ha sido seleccionado y publicado nuestro querido amigo Nalo Alvarado Balarezo (págs..84 y 85).

AFERRADO A LA LITERATURA DE SU QUERENCIA

Se trata de un certamen “Inmigración y Cultura en un Mundo Globalizado”. En la sección Literatura y más…fue el único peruano antalogado, junto a autores de Ecuador, Paraguay, Colombia y México. Esta selección fue realizada por un Jurado Internacional conformado por el Instituto Cervantes y la Fundación DIRECTA. Fueron convocantes la ya mencionada OEI, el Gobierno de España, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el IDIE (Instituto para el Desarrollo y la Innovación Educativa).

En las páginas consignadas a Nalo se ha incluido un fragmento de su creación literaria en prosa “Navidad de los Pobres”.

Él mismo nos cuenta la razón de su pasión por la literatura:”En los lugares donde laboré como policía y en los países que visité por razones de estudio y solaz, puse en práctica la técnica de narrar, aprendida en el seno policial, y vieron la luz: cuentos, semblanzas, novelas y poemas, que han sido publicados en libros, revistas y páginas virtuales. Considero que mi obra, como ligazón vivificante entre mi pueblo y sus hijos esparcidos en el mundo, es producto del desarraigo, motivado por el proceso migratorio del que formé parte, siendo el tema recurrente la etapa de mi existencia vivida en Chiquián, pues como lo señaló Rainer María Rilke “la verdadera patria del hombre es la infancia”.

“Chiquián: Relatos Campesinos” (2007), es el libro seleccionado, con 65 cuentos, en un total de 415 páginas. Nalo opina, que el escritor “se constituye en el puente de la esperanza por el retorno a la querencia, que siempre está latente en el mundo interior del individuo”. Con sus dos obras escritas y sus dos páginas virtuales, “las más visitadas de Latinoamérica”, contribuye “a la solidez de ese puente, quizás invisible, entre mis coetáneos errantes y mi pueblo” buscando, por esos medios, “el efecto multiplicador”.

Nalo se define netamente pegado a la tierra que ama “como uno de los depositarios de la tradición oral de mi pueblo, plasmo en el papel sus usos, costumbres y tradiciones, orientados a reforzar la entidad”. Complementa que él “…en su afán de recuperar el sentimiento de pertenencia, se aferra a la literatura de su querencia”, “…desde el 2000, jubilado con beneficios económicos de general de la Policía Nacional del Perú, vengo contribuyendo a través de mis relatos al fortalecimiento de la identidad y la visión de futuro de Chiquián, con valores de respeto a la naturaleza, a la multiculturalidad, el multietnismo y el multilingüismo, para un desarrollo armónico abierto a las oportunidades, sobre todo de los niños y jóvenes”.

Su formación y experiencia artística no es nada desdeñable. Ha realizado cursos de “Escritura Creativa” y “Estilo Literario” en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Además, según consta en el Catálogo, ha participado en cursos de Lectura Veloz y en el Taller de Narrativa “Metodología y Técnicas de Escritura”.

Su experiencia artística la ha realizado a lo largo de 35 años, en los que ha estado escribiendo cuentos, poemas, semblanzas y novelas. Su producción ha sido difundida en 4 libros editados en junio del 2007 por las Bodas de Oro del Colegio “Coronel Bolognesi” de Chiquián (Perú) y 3 libros en mayo del 2009 con ocasión del XVIII Encuentro de Escritores y Poetas de Ancash (Perú). Asímismo ha sido antalogado junto a otros escritores en revistas y libros.

PREDIGISTADOR DE IMÁGENES DESBORDANTES


“La experiencia estética es solo comparable, es un decir, con la experiencia mística o erótica”
Vicente Leñero

Sus bellos poemas y las famosas hilachitas, como las llama, cargadas de un hechizo emocional poco común, además del placer estético conducen a la reflexión. Henchidos de un sentido filosófico, sabiduría allegada a la naturaleza. Ecológicos, sus poemas abogan por la excelsa magnificencia de los paisajes que captaron sus pupilas de niño y los lugares que visitó en su infancia y que son actualmente objeto de peregrinación.

Nalo, predigistador de imágenes desbordantes, fantásticas, amables con la naturaleza, los pueblos y sobre todo con los seres humanos.

Lirismo y romance en su inspiración poética. Con la sencillez de un léxico primigenio, sus hilachas poéticas han sido escritas desde su mocedad.

Intermitentemente, sus familiares y amigos recibimos, vía internet, hermosas muestras de su vena poética, que pertenecen a su libro “SENTIMIENTOS”.

La ternura de su inspiración, la felicidad de su infancia, y la temática netamente bucólica, reflejan sus vivencias y son brillantemente presentadas con ilstraciones fotográficas y la música justa y precisa. Ellas hacen las delicias de los afortunados cibernautas que recibimos estas originales inspiraciones.
La bondad y sabiduría de las personas que han influído en su formación (padres, familiares, maestros, vecinos y amigos) han hecho de su vida infantil y adolescencia, un paraíso y fuente de constante inspiración.

EL JOLGORIO Y LA FELICIDAD DE NARRAR


“Habría que buscar el modo de convertir la belleza en necesidad”
Ana Michaels (novelista canadiense)

Nalo nació junto al mar, en Barranca, un 15 de junio de 1951; muy niño, sus padres lo llevaron a Chiquián, en la mítica región de Ancash, donde creció y se educó rodeado de todos los tonos del arco iris, arrullado por todos los matices del verde y con un fastuoso telón de fondo, el deslumbrante Huayhuash, picos nevados sorprendentes y protectores, una catarata de ensueño, arroyos mágicos y paisajes incontrastables, dulcemente al compás de músicas de égloga y jolgorio espiritual.
Cuentos cortos que dejan en los labios la miel literaria, han sido concebidos con el lenguaje del pueblo, con el habla cotidiano de la santa tierra.

Narraciones breves, exquisitas, tan agradables, como los platos típicos de Chiquián, paraíso verde, tierra feraz que forjó una personalidad tan singular, orlada de bonhomía y generosidad.

Estas sabrosas narraciones figuran en su libro virtual “DEL BUEN TRIGO”, escritas con una picardía reveladora de un humor popular, dicharachero.

LOS NIÑOS VEN EN LOS MAESTROS UN ESPEJO

Los maestros profesores en general, al leer los poemas y cuentos de Nalo, aquilatamos, cómo cualesquier primicia influye tanto en el ánimo de un niño inquieto, cuya vida posterior vivirá recordando las enseñanzas o yerros tanto de sus progenitores como de sus maestros.

Vivirá de acuerdo a lo que vio. Los niños reflejan, son fruto de sus profesores. Y cómo, algún detalle, carente de importancia en apariencia, cala hondo en el espíritu de un niño, sobre todo cuando se trata de una injusticia. Afortunadamente Nalo de niño, postergado en la lectura de su cuento, no perdió jamás su pasión por la escritura. Cuán trascendente, importantísimo es que los maestros sean paradigmas para sus niños y se esfuercen en no cometer ni errores ni injusticias pues recuerden que permanecen marcados para siempre y el mal puede convertirse en un caso irreversible.

EL FOTÓGRAFO QUE AFANOSAMENTE BUSCA CONCEDER FELICIDAD

La fascinación que producen las fotografías en los seres humanos la podemos percibir mes a mes, en los carismáticos envíos virtuales que Nalo Alvarado, con lujo de detalles, edita con motivo de los cumpleaños mensuales de sus paisanos de la bella ciudad de Chiquián.

Entremezcladas fotografías recientes y antiguas, el color de aquellas y los sepias o blanco y negro de éstas, retrotraen los estigmas del pasado o las glorias del presente, produciendo, reiteradamente, en los antiguos vecinos, entrañables ex compañeros o amigos de toda la vida, la bendita alegría de la añoranza o los felices estruendos emocionales de la identificación.

Nalo, según confesión propia, trae consigo esa pasión por la fotografía desde un detalle de su niñez: recibió como obsequio de cumpleaños una cámara. A causa de ello practicó desde niño la fotografía, haciendo de ésta su entretenimiento favorito.

Muy pronto descubrió el brillo en los ojos y la felicidad reflejada en los rostros cuando él regalaba, a diestra y siniestra, los productos de sus tomas. Nalo, generoso y regalón, obsequiaba a troche y moche las fotos obtenidas, ganando desde aquel entonces el cariño y gratitud de su gente.

Desde entonces ya nunca más ha dejado de regalar fotos. Hoy en día las obsequia, vía internet, a raudales. E, incluso familiares, amigos, paisanos y conocidos en general, exigen y extrañan solazarse o mejor dicho, extasiarse con los recuerdos y las dichas del pasado y el presente, congeladas por el lente.

Nalo, excepcional fotógrafo, cuya pasión es conceder alegría y felicidad a sus semejantes, tiene miles de fotos de todo el país. Pueblo o ciudad que visita ingresa en su catálogo, en el concierto de su repertorio. De lo que yo he apreciado debo resaltar las impresionantes y bellas tomas de Chiquián, Santiago de Chuco, Cusco, Lima y otros. Constituyen un conjunto de fotografías de gran calidad de mucha jerarquía estética, dignas de ganar premios y ser exhibidas en las mejores capitales del mundo. Tanto que muchas andan dispersas, son expuestas sin firma, sin aludir al autor, como esa famosa vista, tomada desde los portales del Cusco, dejándose ver las dos iglesias de su plaza mayor y así otras…que navegan en la red.

LA MAYOR GRATIFICACIÓN DE NALO

Nalo Alvarado Balarezo, en realidad, un adalid, un paladín de la unión de sus paisanos, ellos mismos lo proclaman así. Por todos los medios trata de convencerlos, los insta a sentir orgullo por los triunfos obtenidos por sus coterráneos, proyectando este sentimiento a otras latitudes.

Los premios ocultos para Nalo son los innumerables seres humanos a los cuales alegra, cada día que pasa, recordando sus onomásticos, celebrando aniversarios felices de sus pueblos amados, rememorando con cariño a sus seres queridos que se van o se fueron, exaltando –y aquí sus semblanzas son de antología- las virtudes de seres excepcionales, como maestros, autoridades o simples seres mortales que lo ayudaron a crecer.

El mayor premio para Nalo, percibir o imaginar la felicidad en los rostros de todos sus paisanos y amigos, al percatarse que han sido galardonados con fotografías y música en la web, justamente en los blogs, tan visitados a nivel mundial, “CHIQUIÁN QUERIDO” y/o “CHIQUIÁN Y SUS AMIGOS”.

Premios ocultos, todos los momentos gratificantes que procura a familiares, antiguos compañeros de estudios, ex vecinos, paisanos y amigos entrañables, cuando aparecen en pantalla digital, fotos, nombres y comentarios. Y todos ilustrados utilizando las últimas versiones de Photoshop y otras técnicas.

Premios ocultos son, en fin, los miles de cibernautas que leen ávidos todas las manifestaciones de su caudalosa, despabilada y jubilosa literatura, ora emotiva y romántica, ora nostálgica, plena de saudade, ora elegíaca, pero siempre preñada de una luminosa presencia esperanzada, plasmada con plurales matices de ingenio, estética e inteligencia.

Premios, son los sinnúmeros correos que recibe de gentes sencillas de Chiquián, tierra a la cual tanto ama, quienes agradecidos y eufóricos, escriben entusiasmados, satisfechos al verse retratados en los artículos de Nalo. Lo más admirable, a Nalo, en sus blogs, nunca se le pasa una fecha importante, de cualquier índole, aniversarios cívicos, patrióticos, políticos o culturales. Él está atento a todo acontecimiento memorable. Por eso es leído por tanta gente, con tan acucioso interés, donde hay un peruano, latino o español. Por este motivo, vía internet ha conseguido amigos a nivel planetario.

Probablemente sus blogs son más conocidos en el extranjero que en su propio país. De hecho, son los blogs más leídos en Iberoamérica. Además, por sus famosos blogs pasan todos los días, casi el 95% de la difusión y publicidad de todos los grupos culturales que ofician en la ciudad de Lima y, sin embargo, con pocas excepciones, no siempre hay gratitud a la hora de los premios y distinciones.

Hace algún tiempo, premios para Nalo fueron las sonrisas agradecidas y candorosas de cientos de jóvenes, niñas, adolescentes y profesores, asistentes a sus estupendos talleres de Creación Literaria,
Dichos talleres fueron dictados en la Gran Lima (Barranco, Rímac, Comas, San Juan de Lurigancho y Callao). La juventud estudiosa, sedienta de cultura, recibió sus clases magistrales en lo que concierne a creación literaria, asimilando sus valiosos aportes, demostrando, una vez más, que existe mucho talento disperso a lo largo y ancho de nuestra patria. El asunto consiste solamente, en saber entregarles un estímulo y muchas motivaciones.

LA SED DE INFINITO QUE INVADE A TODO SER HUMANO

Nalo Alvarado Balarezo intenta, con todo lo que escribe, vencer a Tanathos (la muerte) con Eros (el amor) y se esfuerza por lograr su cometido. Flota, sin embargo, en el ambiente cotidiano de la vida, en la atmósfera vital de cada uno de los seres humanos, el esplín de la vida, esa especie de insatisfacción existencial, a la cual estamos enfrentados todos, sin excepción.

Aquí cabe traer a colación unas sapientes palabras de los primeros siglos de la Era Cristiana. “Inquieto estará nuestro corazón hasta que descanse en Ti”, sentenciará con sabiduría San Agustín, Obispo de Hipona y Doctor de la Iglesia, desde aquel entonces. Algo que no pierde vigencia nunca. La literatura de Nalo Alvarado Balarezo, en los géneros de poesía, narrativa y semblanzas, con toda la capacidad por enfocar lo mejor de personas, circunstancias, poblaciones, fechas y paisajes, al fin y al cabo, un certero afianzador de su personalidad literaria, nos llega cargada de estertores espirituales que claman por algo más, algo que calme su sed de infinito.